¡Oporto y sus colores!

Un lugar lleno de colores, sí, así es. Y es que si algo caracteriza Oporto son sus colores, aparte de sus múltiples colinas (¿por qué los portugueses han asentado siempre sus ciudades en lugares llenos de montículos?) que le aportan un encanto especial a la ciudad, junto con el paso de uno de los ríos más caudalosos de la Península Ibérica, el río Duero o Douro como le llaman los portugueses.

Los colores de su río, los colores de su puesta de sol, los colores de sus calles e iglesias llenas de azulejos… todo ello con un cierto aire nostálgico que se entremezcla con los elementos propios del Barroco, arte que encuentra su auge en esta ciudad y que apreciamos en cada uno de sus rincones e iglesias y el trato de sus gentes, dispuestas a ayudarte en todo momento.

Esta primera entrada de Los Viajes de La Bcn Que Me Gusta, pues, pretende ser una pequeña crónica de mi experiencia en Oporto, 4 días llenos de magia, 4 días en los que pude saborear esa atmósfera tan especial que la ciudad desprende y que me permitieron también disfrutar de otros enclaves cercanos como Guimaraes, la que se considera el nacimiento de Portugal; Braga, una de las localidades más señoriales de Portugal; y Aveiro, la Venecia portuguesa con sus canales y barcas.

En mi opinión, pues, 4 días pueden ser más que suficientes para conocer la que se considera el motor de Portugal. Sin embargo, también es verdad que un día más me hubiese parecido también necesario para acabar de saborear la ciudad.

¿Una guía?

Normalmente me gusta utilizar la guía Lonely Planet, sin embargo, National Geographic, con sus paseos e informaciones, me fue muy útil para conocer todo aquello que tenía en mente.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto15

¿Los precios?

Si habéis estado en Lisboa y sois de Barcelona, habréis apreciado que los productos, especialmente a lo que a gastronomía se refiere, son mucho más económicos en Portugal que en España. Platos cuantiosos a precios más que razonables en cuanto a calidad – precio. Sin embargo, también cabe destacar que la diferencia respecto a precios que encontramos en Lisboa, en comparación a España, no es tan apreciable en Oporto. Aún así, depende qué, os parecerá bastante más económico de lo que os esperabais.

Y… hablando de gastronomía… ¿Qué debemos probar si viajamos a Oporto?

El bacalao, de la misma manera que ocurre en otros lugares de Portugal, es el plato estrella de Oporto. En todas sus facetas… ¡lo podréis probar y encontrar exquisito!

Además, en Oporto podemos encontrar un plato típico por excelencia que, a pesar de que es una bomba para el cuerpo, seguro que os deja sin palabras. Se trata de La Francesinha, una especie de lasagna a la portuguesa elaborada con pan de molde relleno de embutidos y carne. Una manera tradicional de aprovechar todo aquello que sobraba en casa que, progresivamente, se ha convertido en una plato con distintas variedades y condimentos.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto72

¿Y qué decir del famoso Vinho de Porto? Un vino que se elabora en los viñedos de los márgenes del rio Douro y que, una vez producido, a partir de unas grandes barcas llamadas rabelos y que podréis encontrar en todo el margen del río (tradicionalmente ya que actualmente el traslado se realiza mediante camiones), se trasladan a Vilanova da Gaia, donde se encuentran las grandes bodegas y lugares de cata.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto73

Vilanova da Gaia se encuentra a sólo cruzar el río Douro a partir del emblemático puente de la compañía de Gustave Eiffel. Un pequeño pueblo independiente de Oporto pero que, sin embargo, dadas sus proximidades, supone el lugar destinado a la vida y servicios de la capital de la región de Porto (El Corte Inglés, por ejemplo, se encuentra en Vilanova da Gaia).

Un paseo, pues, que podréis realizar a cualquier hora, aunque personalmente opino que el mejor momento sería durante el atardecer, por la mágica luz sobre el río que se divisa desde la orilla, o durante la noche para poder disfrutar del ambiente nocturno de la zona. Además de degustar sus excelentes vinos en cualquiera de sus bodegas (os recomiendo que os adentréis al barrio y que huyáis de la calle principal pues, aparte de ser precioso por sus sinuosas calles y ambiente, en él es donde se encuentran las bodegas familiares de más calidad y menos turísticas), podéis subir a la zona más elevada del barrio, desde donde podréis divisar, además de Oporto desde la otra orilla del Douro, los tejados de estas bodegas en cuyo interior se almacena el Vinho de Porto.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto56

Veréis que todo gira alrededor del Vinho de Porto, hasta la artesanía. De ahí que encontremos también un sinfín de artículos elaborados a partir del corcho.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto36

¡Consejo!

¡No olvidéis que en Portugal se acostumbra a servir un aperitivo bastante abundante (en algunas ocasiones, puede suponer incluso un primer plato, permitiendo al comensal pedir sólo un plato después) que, a pesar de parecer cortesía de la casa, se os acabará cobrando en la cuenta final. Estáis en vuestro derecho de pedir que os lo retiren si no lo queréis pagar.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto10

¿Alojamiento?

En nuestro caso, nos decidimos por un alojamiento económico, en el cual sólo dormir y descansar ,dado que el día lo pasábamos en la calle conociendo la ciudad. Así que elegimos Stayin Oporto Music, habitaciones privadas con todos los servicios que necesitábamos con zonas comunes como podrían ser el baño, la cocina o el salón.

¿Su peculiaridad? Aparte de la sorpresa que nos llevamos en su entrada a la hora de hacer el check-in (para conseguir la llave de la habitación, tenías que introducir un código en una caja fuerte y dejar el dinero dentro), el hecho de que cada una de las habitaciones esté nombrada en función de distintas tipologías de música portuguesa. Destacar que, una vez al día, el propietario se pasaba por el piso para informarnos sobre cualquier pregunta o problema que tuviésemos, de la misma manera que también se disponía de servicio de limpieza. Así que el trato personal continuaba estando de todas formas a pesar de lo que pueda parecer con la descripción.

Un lugar funcional pero en el que la verdad es que estuvimos estupendamente.

¿Problema? Oporto no es precisamente llano y, a pesar de que en el mapa estuviésemos en el mismo centro de la ciudad, el regreso a la habitación a la noche a veces se hacía un poco costoso.

Dicho esto… después de dejar las maletas en nuestra habitación… ¿Qué es lo primero que hicimos?

Una toma de conocimiento del territorio para descubrir dónde habíamos llegado.

Para ello, nos desplazamos al centro de Oporto, a la Praça da Liberdade, centro financiero y político de la ciudad, con su Banco Central y Ayuntamiento, para desde ahí adentrarnos al barrio con más encanto de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: la Ribeira.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto21

Placas en el suelo os indicarán en todo momento la zona que delimita el área catalogada como tal.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto25

Pero, antes de dejarnos perder por sus sinuosas y pequeñas calles, hay que acercarse a la Sé o Catedral para conocer a qué nos atenemos (subidas y bajadas, calles estrechas llenas de encanto…).

Por el camino… ¡estad atentos porque pasaréis por la Estación Central, repleta una vez más de azulejos, y el Mercado de San Sebastián, dedicado al pescado!

losviajesdelabcnquemegusta-oporto22

Una vez arriba, las vistas desde su balconada son espectaculares.

Pero más espectacular es su claustro gótico, repleto de cerámicas y azulejos. En mi caso, por ejemplo, era la primera vez que veía una construcción de estas características y la verdad es que quedé bastante impresionada.

¡Ah! ¡No os olvidéis de buscar la escalinata de Nicolau Masoni, uno de los arquitectos puntales de Oporto y del Barroco portugués!

La entrada al claustro nos costó unos 4eurs.

Continuamos nuestro recorrido, dejándonos perder por sus calles pero siempre en dirección descendiente, hasta el río Douro.

Ahí lo tenemos, el descomunal puente de la compañía de Gustave Eiffel, aunque su arquitecto fue Théophile Seyrig, el Ponte Maria Pia, el primer puente ferroviario que unió los dos márgenes del río Duero en el año 1877 y que nos dará paso a Vilanova da Gaia.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto34

¡Dio la casualidad de que eran las fiestas de su barrio costero! Procesiones nos permitieron conocer su lado más tradicional y, a la noche, conciertos de música actual portuguesa su lado más moderno y joven.

En Vilanova da Gaia podréis también encontrar el teleférico que os permitirá ascender con buenas vistas y de manera relajada a la Serra do Pilar, la sierra que encontramos en la riba sur del río desde donde encontrar unas vistas espectaculares.

El teleférico tiene un precio de unos 5eurs el trayecto.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto39

¿Lo mejor de Oporto?

Disfrutar del atardecer desde el Monasterio da Serra do Pilar. Como dice su nombre, un monasterio ubicado en la Serra do Pilar desde donde podremos divisar toda la perspectiva del río Duero desde la parte más elevada de la ciudad.

losviajesdelabcnquemegusta-oporto41

En este mágico enclave, además, podremos encontrar el único claustro redondo de Portugal, algo realmente curioso… ¡cuya entrada sólo os costará 50 céntimos si sois estudiantes y 1eur si sois adultos!

Podéis regresar al centro de Oporto cruzando el puente desde su nivel superior, lo que aún magnifica más la experiencia pues desde él, una vez más, las vistas serán espectaculares, a la par que observáis el trazado de la muralla y algunos puentes más del recorrido del río (en total Oporto tiene 6 puentes).

¿Una experiencia en Oporto?

En nuestro segundo día, tras pasear y hacer nuestro correspondiente picnic en el pulmón de Oporto, el Parque da Cidade… ¡nos dirigimos al Océano Atlántico!

Puede parecer una tontería pero… ¡la sensación de saber que sólo teníamos mar frente a nosotros la verdad es que fue toda una experiencia!

Se encuentra un poco alejado del centro de Oporto pero, mediante tranvías y autobuses, el acceso es la mar de sencillo.

¿Justo al lado? El Forte de Sao Francisco Xavier, un fuerte defensivo que acabó de completar con mayor encanto nuestra experiencia.

El regreso lo podéis hacer por la riba del río Douro, un paseo interesante pues os mostrará playas, muchos más fuertes y, por lo tanto, la importancia estratégica que tenía el río Douro en su momento.

¿Una librería?

Livraria Lello & Irmao, un librería neogótica en la que entrar supone un viaje a otra época y… ¡mundo! Porque… ¿Sabíais que la película de Harry Potter se rodó en ella? ¡Imaginaos si puede llegar a ser curiosa su visita!

¡Importante! Si la queréis visitar, deberéis estar media hora antes de su apertura, pues es el único momento que se permite una visita turística y no a nivel de usuario o cliente.

¿Un icono?

Aparte del Ponte Maria Pia, la Torre de los Clérigos, obra también de Nicolau Masoni, uno de los máximos exponentes del barroco en la ciudad, de 76m de altura y que se ha convertido en el símbolo de Oporto.

Se ubica en el Cerro de los Ahorcados, un pequeño montículo donde, tal y como indica su nombre, se enterraba a los ajusticiados.

losviajesdelabcnquemegusta-torredelosclerigos

¿Un mercado?

¡El emblemático y nostálgico Mercado do Bolhao! ¡Entrar a él vuelve a ser otro viaje en el tiempo!

losviajesdelabcnquemegusta-oporto45

¿Un museo?
En uno de los barrios más acomodados de la ciudad, el Museo de Arte Contemporáneo Fundación Serralves. Me quedé con las ganas de visitarlo… ¡Así que lo tengo pendiente para mi próximo viaje a la ciudad!

¿Un café?

El Café Majestic en la Rua de Santa Caterina, la calle comercial por excelencia desde el s. XIX.

¡Se trata de una joya de la Belle Époque en el que no os podéis perder tomar un batido en su interior!

¿Un restaurante?

Encima de la muralla, con vistas al Douro y al Ponte de Maria Pia… ¡el Armazém do Sal!

losviajesdelabcnquemegusta-oporto12

La zona menos turística de la Plaza Carlos Alberto es también un buen lugar para cenar. ¡Andor Violeta es una buena elección para ello!

¿La noche?

Un paseo por la Ribeira, cena con vistas al Douro y… ¿qué tal una sesión de fados acompañados de un buen Vinho de Porto?

losviajesdelabcnquemegusta-oporto75

Salidas

Si miráis la guía y el mapa, encontraréis un sinfín de lugares que visitar en los alrededores de Oporto. Excursiones de un día que os permitirán continuar conociendo la cultura y el encanto de la zona.

En mi caso, me decidí por tres lugares: Braga, Guimaraes y Aveiro. Los dos primeros, los visité en un mismo día, mientras que Aveiro, dado que se encuentra al sur de Oporto, en la región del Centro, lo dejé para el último día antes del despegue de vuelta a Barcelona.

Braga

De fácil acceso desde Oporto mediante tren, se trata de una ciudad señorial, repleta de jardines barrocos llenos de escondrijos y juegos de agua y que, a pesar de estar declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su pasado barroco, conserva algún que otro ejemplo de arte medieval.

Una ciudad que me fascinó, especialmente por lo bien cuidada que estaba.

Sin embargo, ir a Braga significa no olvidarse de visitar el Santuario del Bom Jesus do Monte. Como indica su nombre, una pequeña colina a las afueras de Braga pero accesible mediante bus de línea desde el centro de Braga, que alberga uno de los juegos de escaleras barrocos más interesantes de Europa.

Salvación tras el Sacrificio… con estas palabras podríamos resumir lo que nos encontraremos en ella pues, tras haber ascendido por sus múltiples escalinatas, un Vía Crucis repleto de capillas y fuentes, llegamos a la iglesia desde donde podremos obtener unas fantásticas vistas.

Es precisamente por este motivo, por este juego barroco que sólo podemos apreciar si ascendemos a la iglesia a pie, que no os recomiendo coger el funicular que desde su base os lleva directamente al santuario (a no ser que por algún motivo de salud no os sea posible hacerlo a pie, claro).

Guimaraes

Desde Braga (tenéis una línea de autobuses de Braga a Guimaraes), nos dirigimos al que está considerado el inicio de Portugal como país, el lugar donde se edificó el primer castillo portugués tras la reconquista a los sarracenos y vikingos en el s.X. Un enclave medieval por excelencia, tanto por sus calles como por el castillo, tan simbólico, que encontramos en su cima.

La estación de buses está un poco alejada del centro pero podéis coger un bus desde esta que os llevará directamente al centro.

La vuelta a Oporto la podéis hacer en tren.

Aveiro

Aveiro, a la cual llegamos en tren desde Oporto, es quizá la ciudad que me desilusionó un poco. En revistas y guías de viajes había leído que se trataba de la Venecia portuguesa por los múltiples canales, dada su localización en una gran ría, que conforman la ciudad. Si bien es cierto que algunas de sus calles están llenas de encanto con sus canales, mercado de pescado y azulejos, también hay que tener en cuenta que se trata de una ciudad bastante turística por su proximidad con la playa, en la que un sinfín de barqueros pretenderán que subáis a dar un paseo turístico.

Sin embargo, soy de la opinión que siempre es necesario conocer antes de opinar así que, para un paseo de un par de horas, os recomiendo de todos modos una visita a la localidad de Aveiro.

¿Algunas webs?

Comboios de Portugal   www.cp.pt

Turismo de Oporto  www.visitporto.travel

Turismo de Portugal  www.visitportugal.com

Turismo de Guimaraes  www.guimaraestuismo.com

Turismo de Centro de Portugal  www.visitcentrodeportugal.com.pt

En definitiva… ¡de Oporto no puedo decir más que buenas palabras! ¡Una ciudad mágica, en un enclave inigualable y a la que tengo ya ganas de volver!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s